¿Sabes desde cuando existe la comida en lata?

Cientos de años dando la lata...

La comida en lata es un gran invento que data del siglo XVIII, ante una necesidad bélica de dar una buena alimentación a las tropas de Napoleón y ante una recompensa a aquel que ideara la manera de alimentar manteniendo los alimentos frescos durante un tiempo prolongado.

Primeras latas

En un primer momento, en 1780, Nicolás Appert gana este premio por medio de la conservación en botes de cristal que garantizaban la durabilidad y calidad de los alimentos. Es en 1810 cuando se pasará de la conserva en cristal a las latas que similares a las que se conocen hoy en día.

Pero, aunque las latas en sí sean similares a sus inicios, afortunadamente, no lo son las circunstancias en las que nos movemos y por las que las consumimos.

Hoy en día su gran ventaja es que facilitan la vida de quienes tienen poco tiempo, o ganas, de ir a la compra y cocinar. Están a punto para utilizarlas en cualquier momento, se transportan con facilidad, ocupan poco espacio en la despensa y además, no suponen ningún gasto de energía almacenarlos porque no necesitan frío.

Por todos nos es sabida la importancia de los diferentes nutrientes esenciales que podemos encontrar en sus distintas variantes por ejemplo en el pescado.

 Proteínas en atún, bonito, bacalao, merluza o sardinas; ácidos grasos de origen marino en el atún, salmón, caballa, mejillones y sardinas en aceite; y poliinsaturados en el atún en aceite, los mejillones en escabeche, el atún fresco y las sardinas en aceite, valores de Omega-3, EPA y DHA en el atún, boquerón y caballa. Además de todo esto, cantidades importantes de vitaminas del grupo B, vitamina A y vitamina D, especialmente en los pescados grasos.  Y minerales como el yodo, calcio, fósforo, potasio, zinc, magnesio y hierro.

Estos productos tan importantes en nuestra nutrición, servidos en conserva, son productos que han sido cocinados, esterilizados y colocados en envases igualmente esterilizados, cerrados de manera duradera y perfectamente herméticos.

Se trata de un modo de conservación de los alimentos que representa varios beneficios, entre los que destacan: la no utilización de conservantes, seguridad desde un punto de vista microbiológico, conservación de propiedades nutritivas, sin necesidad de refrigeración y larga duración sin alteración del producto.

¿Que más se puede pedir?

Eva Celimendiz Rodellar
Eva Celimendiz Rodellarlatastienda@latastienda.com
¡¡ Hola !! Soy Eva, capitana de este barco amarrado en Zaragoza.

Shopping cart

0

No hay productos en el carrito.

Presiona Enter para buscar o la tecla Esc para cerrar

# Type at least 1 character to search # Hit enter to search or ESC to close